Sentada sobre una manta en posición de loto, la mujer enarbola su libro y lee. Parece en verdad concentrada, ajena a las bocinas, las sirenas, el olor a frituras de los puestos callejeros y a la multitud apurada que la esquiva, indiferente. No está bien. Al menos es lo que anuncia con letra desprolija sobre un cartón trozado a mano: “Mujer sola y cansada, no tengo donde ir”. Los pocos que la miran se sorprenden y contados transeúntes aportan unas monedas a su plato de latón. La esquina elegida es ideal, pero ella no da el physique du rôle: es joven, bella y parece saludable. Por la noche, su ubicación privilegiada le jugará en contra. Cuando deje de leer y se disponga a dormir, no tendrá cómo apagar las luces de Broadway y la Séptima Avenida.
PatriciaN
26 de Noviembre 2017 / 11:13

Selección día 15: La lectora - Autora: Telares 26 de Noviembre 2017 / 11:13
PatriciaN

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.