La anciana se sentó en la banca. El parque a esas horas estaba solo. Era un día gris y frío. El viento se metía por cualquier recoveco en la ropa y calaba los huesos. Las hojas de los robles y maples se venían abajo como suicidas tirándose de un puente. Y la viejilla seguía sentada en el mismo lugar. Hablaba sola, reía por momentos, luego lloraba y soltaba una carcajada. Al llegar a los linderos del parque volví la cabeza para mirarla una última vez. “Pobre mujer, debe estar loca”, pensé.

A la mañana siguiente la encontraron muerta en el parque.
José Manuel Ortiz Soto
27 de Noviembre 2017 / 15:17

Selección día 17 "Una tarde del verano" de Black dot 27 de Noviembre 2017 / 15:17
José Manuel Ortiz Soto
         Selección día 17 "La feria" de esleongo27 de Noviembre 2017 / 15:18
         José Manuel Ortiz Soto

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.