De tres textos, selecciono uno:

Zoom (por Tajín).

Van textos y comentarios.


Zoom (por Tajín)
Desde la ventana divisé la cara de asombro de un niño que veía un pájaro verde limón. El ave se había posado sobre los hilos retorcidos de la protección. ¿Qué pensará? Tomé la cámara, puse el zoom. Vi en los ojos de él, los ojos del alado, que parecía ofrecer una mirada suplicante; quizá veía lo que no era, en el reflejo del cristal, daba la impresión de ser dos amigos que charlaban del sol cotidiano y de los copos que se desprenden de la flor del limonero.

COMENTARIOS: Me gusta. Todo lo que uno podría ver e imaginar en el reflejo mutuo de las miradas. Dos observaciones. Después del punto y coma me queda la duda de qué es exactamente lo que se quiere decir: tal vez esto se arreglaría cambiando este punto y coma, además de la penúltima coma, por puntos y seguido. Por otro lado, qué tal usar ‘y’ en vez de la coma en: “Tomé la cámara y puse el zoom.” TEXTO SELECCIONADO


El último tren a Babilonia (por Testigo de cargo)
Babilonia, situada al Este de Silverado, tiene doscientos mil habitantes. Nunca los he contado pero se ven un chingo desde la ventanilla. En la madrugada hay pocos viajeros. A la una se subieron cuatro adolescentes. Uno muy rubio, alrededor de los catorce presumía de sus habilidades con la patineta, en pleno tren en movimiento; daba un salto a la mitad del vagón, a las carcajadas –miren esto fanfarroneaba–. Yo, volteaba a mirarlo molesto y él, lo notaba. Me preguntó autoritario: ¿deseaba decir algo? Sí, le respondí: Si lo vuelves a hacer llamaré a la policía. Supe que era el último tren, porque aparecieron las jóvenes noruegas paseando y bajándose las bragas según la leyenda. Al bajar, una vagabunda, con un cartón que decía DAME PARA COMER me preguntó si había visto el espectáculo.
–Sí, le respondí, extraño para esta hora.
–Se desaparecieron aquí hace años, un veintisiete de agosto. Nadie los ha vuelto a ver. De no ser que aborden el último tren a Babilonia. A propósito, ¿Cuál es el día de su nacimiento?
–El treinta y uno de febrero de dos mil cuatrocientos nunca.
COMENTARIOS: Es un texto de redacción bastante descuidada. No le veo relación con el tema del mes.



Nostalgia (por Meminero Tui)

Aquí había un lago café y troncos cercenados a la orilla. Tu mano acariciaba mi pierna. Ahora todos caminan donde hubo agua sonante. Las hojas son pájaros caídos. Aire denso sube por mi nariz y escurre de mis ojos.
La pareja se aproxima. Ella sonríe como tú lo hacías en mi frente. Deposita una moneda en mi mano seca.

COMENTARIOS: No entendí lo que se quiso decir. Falta enlazar oración con oración, darle continuidad a la narración, la cual pasa bruscamente de una idea a otra.

Gracias por participar.


Fernando (fperezcardenas@yahoo.com)
F.C. Perezcardenas
28 de Noviembre 2017 / 23:53

Taller del 19 28 de Noviembre 2017 / 23:53
F.C. Perezcardenas
         Tajín, estoy esperando email…02 de Diciembre 2017 / 19:49
         F.C. Perezcardenas

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.