Reencarnación, Meminero Tui
Lacerar era lo tuyo: una daga a la carne. Me dolías a cada paso, y renacías para herirme. Tropezar contigo fue una de las cosas más horribles. Finalmente, te arranqué de mi vida.
Aquí, en este pie amputado, yace una uña enterrada.
Claudia Cortalezzi
19 de Enero 2018 / 08:41

Selección día 15 19 de Enero 2018 / 08:41


 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.