La compró para que fuera su juguete y mascota sin imaginarse que se enamoraría de ella. Pero mientras él fuera un hombre, nunca podría consumar su amor con aquella serpiente pitón. Utilizó todos sus ahorros para someterse a una terapia revolucionaria de genes. Durante su ausencia, la serpiente rechazaba los alimentos suministrados por el cuidador de turno y cayó en un letargo. Cuando él regresó, como un mutante de piel escamada y ojos amarillos, ella salió de su antigua piel convertida en una mujer humana.
Malvadisco
06 de Febrero 2018 / 19:48

Amor mutante 06 de Febrero 2018 / 19:48
Malvadisco
         Comentario20 de Febrero 2018 / 04:36
         Daniela Truman

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.