Se le introdujo una compañía de bucaneros, un capitán con su loro, el barco pirata y un galeón. Ambas naves, provistas de armamento, no dejaron de atronar a lo largo del conducto auditivo. Navegaron por un sedoso mar de cera, rodeados por sirenas acústicas, entre los promontorios del Yunque y el Martillo. Al alcanzar el Caracol, el ruido de mosquetes y cañones se amplificó en cientos de decibles Un chorro de agua a presión hizo que salieran expulsados por el oído. Solo quedo intacto un mapa que con una gran cruz señalaba el sitio desde donde tintineaban las monedas doradas al vaivén del desconsolado enfermo.
Malvadisco
07 de Marzo 2018 / 21:54

Tinnitus 07 de Marzo 2018 / 21:54
Malvadisco
         taller08 de Marzo 2018 / 05:11
         SAPO
                  ¡Me encanta!11 de Marzo 2018 / 12:52
                  Lady Macbeth
                           Gracias, Lady Macbeth por la distinción. 12 de Marzo 2018 / 07:50
                           Malvadisco

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.