Los hombrecillos siguen paseándose frete a la entrada del edificio. Hace días que empezó su movimiento y el viejo panzón no parece preocuparse por nada nada. Adentro sus abogados le aconsejan aguantar, “déjelos que se mueran de hambre” le dicen. Afuera los duendes han tomado uno de los trajes de Santa y un juego de botas negras que colocan frente a la fábrica de juguetes en señal de huelga. Todos unidos gritan consignas a favor de la emancipación del proletariado, aunque con un poco de recelo ya que Santa y Marx parecen hermanos gemelos.
Black Dot
01 de Diciembre 2016 / 15:36

La penúltima internacional 01 de Diciembre 2016 / 15:36
Black Dot
         Taller19 de Diciembre 2016 / 14:39
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.