Perla está cansada de su rutina diaria: ropa, calzado, botellas, latas, golosinas, juguetes y comida dispersos en los lugares menos indicados.

Sola en casa, ha tenido tiempo de sobra para pensar en la situación y decidir que ya no más. Se marcha, cargando consigo su soledad y sus decepciones.

Es más sencillo que lidiar con tres hombres indiferentes, locos por la televisión, el Internet y los deportes.
Una escribidora
02 de Julio 2018 / 19:06

Libre 02 de Julio 2018 / 19:06
Una escribidora
         Saludos03 de Julio 2018 / 15:27
         José Luis Velarde
                  José Luis03 de Julio 2018 / 18:55
                  Una escribidora
                           Saludos 203 de Julio 2018 / 23:03
                           José Luis Velarde
                                    Bien04 de Julio 2018 / 18:58
                                    Una escribidora

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.