“Como un girasol”, de Black Dot
Hace tiempo que una sobredosis dejó a Raulito inmóvil, enterrado para siempre en ese cuerpo que no es suyo. La enfermera debe correr la cortina y girar la silla de ruedas para que le dé el sol toda la mañana, como si fuera una planta. La madre se niega a desconectar la máquina que lo mantiene vivo —es pecado la eutanasia, dice—. Y aunque también es pecado desear la muerte a otros, implora para que Dios se lo lleve cuanto antes.
En silencio, el hijo pide a Dios que esos rayos que entran por la ventana le den la energía para seguir viviendo.
Mónica Brasca
06 de Julio 2018 / 08:09

SELECCIÓN DEL 14-6: “Como un girasol”, de Black Dot 06 de Julio 2018 / 08:09
Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.