Aquella Navidad fue muy extraña. Vivía solo en un departamento en la ciudad y decidí de última hora pasar la Nochebuena en casa de mis padres. A la mañana siguiente, para mi sorpresa y la de ellos, había un regalo para mí en el árbol. Era un cubo multicolor con extraños signos que tardé horas en descifrar. Cuando lo hice, apareció un gnomo que me dio a elegir tres regalos. Me advirtió que si mi primera elección era correcta, me daría oportunidad de escoger el segundo, y que solo si la última elección era la indicada, me otorgaría el tercero. Debía decidir entre salud, dinero y amor




Apóstrofe
04 de Diciembre 2016 / 07:43

Opciones 04 de Diciembre 2016 / 07:43
Apóstrofe
         Favor de no hacer caso a esta entrada. Gracias04 de Diciembre 2016 / 07:46
         Apóstrofe

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.