El único mérito de Bushy Evergreen para conseguir el puesto de ingeniero en jefe fue reparar el calefactor eléctrico de Santa Claus. Luego se adjudicó el logro de haber inventado una máquina mágica para hacer juguetes que en realidad fue diseñada y construida por una empresa japonesa. En su meteórica carrera en la SCMC (Santa Claus Manufacturing Company, LLC) tuvo un pequeño descuido y ahora enfrenta el reto más difícil de su vida. Los instructivos de instalación y operación están escritos en japonés y solo faltan unos días para la Navidad. Hay que reconocer que poco le ayudaría si estuvieran escritos en chino.
Apóstrofe
06 de Diciembre 2016 / 19:01

Peor que en chino 06 de Diciembre 2016 / 19:01
Apóstrofe
         TALLER10 de Diciembre 2016 / 10:56
         el aguila descalza

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.