La decisión
Eran poco más de media docena. Por un lado estaba trabajar para un viejo demente que se reía por todo, tomaba como un cosaco, vivir muriéndose de frio y todo sin recibir retribución a su esfuerzo. En el otro extremo estaba explotar la mina que un pariente lejano les había heredado, ser sus propios patrones y con un poco de suerte esperar a que la doncella de la profecía callera dormida para tratar de despertarla con un beso y esperar a que se enamorara de alguno de ellos. La decisión fue simple.
Black Dot
10 de Diciembre 2016 / 12:53

La desición 10 de Diciembre 2016 / 12:53
Black Dot
         Taller16 de Diciembre 2016 / 15:16
         Dakiny

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.