Y surgió la luz de entre las tinieblas.
— Mis ojos traspasan la tenebrosa oscuridad en la que estoy sumergida, pido me guíes por el buen sendero del ilusionismo.
— Así sea.
— Enciende la llama que habita en mí, en algún recóndito lugar del universo ha de estar la clave.
— Hablas del saber como si conocieras sus secretos, el mundo invisible está ahí, pero lleva tiempo y paciencia.
— No hay duda, renazco de la nada más absoluta, me ilumines con tu clarividencia.
— Me llena de emoción oír a tu otra realidad virtual, hágase en ti la palabra.
— ¡Abracadabra! Nada por aquí, nada por allá...
Enigmática
11 de Diciembre 2016 / 14:47

Erase una vez la Magia 11 de Diciembre 2016 / 14:47
Enigmática
         Taller12 de Diciembre 2016 / 15:54
         carlos bortoni

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.