En una banca bajo los árboles en el jardincito del asilo de ancianos, ella se alisa la ropa y se prepara para recibir con una sonrisa a ese anciano bonachón y amable que la transporta a la infancia, que platica con ella y le lleva regalos y dulces en cada visita. En su mente, el tiempo ha perdido el sentido y los recuerdos se confunden, como el de aquel hombre junto al que recorrió un largo camino desde la juventud Pero a él solo le basta verla feliz, abrazarla y estar a su lado, y tras charlar unas horas, darle un beso cuando llega el momento de partir, sin darle mayor importancia a que en cada encentro lo llame Papá Noel.
Chemin de fer
11 de Diciembre 2016 / 22:57

Magia todo el año 11 de Diciembre 2016 / 22:57
Chemin de fer
         Taller12 de Diciembre 2016 / 16:05
         carlos bortoni
                  Comentario de lector12 de Diciembre 2016 / 18:44
                  Geek

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.