Los hijos trillizos de Eloísa Wünschenfrau, secretaria en el Ministerio de la Magia, no comprenden por qué a uno de ellos le regala Melchor, al segundo Gaspar y al otro Basaltar. Tampoco se entienden la razón de que uno sea rubio de ojos azules, el otro de tez morena con cabello oscuro y el último sea un mulato con el pelo crespo. Al verlos, Eloísa recuerda aquel arrebato mágico de años atrás, y tampoco se lo explica. Así de indescifrable es la magia.
Hebdomadario
14 de Diciembre 2016 / 00:32

Cuarteto 14 de Diciembre 2016 / 00:32
Hebdomadario
         Taller19 de Diciembre 2016 / 13:42
         Mónica Brasca

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.