El soldado y su compañera Ballerina escoltarían el cargamento durante la travesía aérea. Vigilaban, escondidos entre los juguetes, en el compartimiento de carga. “Piratas a babor”, gritaron. “Las luces, las luces”. Un escopetazo, apagó la nariz del reno Rodolfo. Se entabló un combate contra la nave hostil. Ambos transportes cayeron en un bosque de pinos. Las autoridades llegaron al sitio del desastre. Al final, Santa junto a sus renos y la tripulación enemiga de grises fueron recluidas en el área 51.
Malvadisco
18 de Diciembre 2016 / 23:34

Ovnis 18 de Diciembre 2016 / 23:34
Malvadisco
         Taller24 de Diciembre 2016 / 16:35
         Sergio R Chirillo

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.