En respuesta a una denuncia anónima, los policías corrieron en pos del sospechoso que vieron salir de una casa, para después huir con bulto sobre la espalda a grandes zancadas. Tras darle alcance en un callejón, lo abatieron a tiros al negarse a aceptar la orden de entregarse. A la mañana siguiente, miles de niños se preguntaban qué habrán hecho de malo durante el año para no merecer su regalo de Navidad. Luego de conocer la trágica noticia, los Reyes Magos enviaron sus condolencias a su acongojada esposa, y sonrieron. Sin competencia a la vista, el mercado ya era de ellos.
ex machina
20 de Diciembre 2016 / 14:32

Camino despejado 20 de Diciembre 2016 / 14:32
ex machina
         TALLER23 de Diciembre 2016 / 01:25
         el aguila descalza

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.