Nuestro amor nunca funcionó, es ahora cuando va tomando cuerpo, mientras que se enfría y voy recomponiendo las piezas del lado más oscuro de su cara que se asemeja al de mi derecha y que marca la diferencia. Sus esquemáticos parpados se acoplan perfectamente a la plasticidad de mis pómulos hundidos ahora que la condenada sin alas ha dejado ya de respirar, sujetos al desconcierto de una escapada sin retorno. Sin dolor no hay sacrificio, nuestro amor perdía fuelle por todos los poros de nuestra piel, al diluirse por cauces que se escapaban a nuestro control. Yo perdí el mío. Sólo me queda exprimir a su otro yo más mío, su corazón echo pedazos, y para que la sangría retorne a una misma naranja partida en dos mitades. Los efectos secundarios no son un problema para ninguno de los dos, si las consecuencias era acabar con una de mis manías, la disección de cadáveres: asesinarte no estaba dentro de mis planes.
Enigmática
05 de Noviembre 2016 / 14:42

Nov. 1 - Amor homicida 05 de Noviembre 2016 / 14:42
Enigmática
         Taller18 de Noviembre 2016 / 11:58
         Elisa A.

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.