Los signos eran claros: los pies y la manos se enfriaban con rapidez, el aire helado le picaba en la nariz, las orejas le dolían y estaban casi congeladas.Todo, excepto la razón, le decía que era el invierno más crudo que jamás hubiera vivido. Aunque la paga era buena, en mala hora había aceptado ese empleo. Solo esperaba la hora de que terminara su turno y pudiera salir de la cámara frigorífica para presentar su renuncia.
Septentrión
05 de Enero 2017 / 03:15

Invierno particular 05 de Enero 2017 / 03:15
Septentrión
         Taller22 de Enero 2017 / 21:19
         El Vico Escarlata

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.