El invierno llegó de golpe tras años de guerra. El frío, la ventisca y la reciente nevada, aumentaban la sensación de soledad en la ciudad abandonada, que disimulaba su ruina con un espeso manto de nieve. Descubrió entonces unas huellas y la sombra de un soldado que se alejaba. Cuando lo alcanzó y vio que lo miraba con sus cuencas vacías, la guerra también acabó para él.
Crispín
05 de Enero 2017 / 12:33

El último combetiente 05 de Enero 2017 / 12:33
Crispín
         Taller22 de Enero 2017 / 21:51
         El Vico Escarlata

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.