Cada año, cuando Ungak el esquimal construye su iglú para pasar el invierno, acomoda sus pertenencias en el orden de siempre. Todo está a la mano, en el mismo lugar desde la primera vez que lo hizo, para encontrarlo sin problema en la larga noche boreal. La marmita, el cuchillo, la lámpara, el rifle, la comida, el arnés para el trineo, todo está donde debe estar, a excepción de Naasoq, su mujer, quien ahora ocupa algún cálido lugar en las entrañas del gran oso polar que merodea por los alrededores.
Apóstrofe
06 de Enero 2017 / 23:38

Costumbrismo Inuit 06 de Enero 2017 / 23:38
Apóstrofe
         Taller (Seleccionada)07 de Enero 2017 / 00:25
         Tequila

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.