Él se enamoró de la gran albina y ella del elegante trajeado. Su amor atravesaba trópicos y paralelos, lejanos a miles de kilómetros en la desesperanza de los desubicados. Condenados estarían siempre, de no ser por los infames humanos que en su ansias de dominio y poder, provocarían lo único bueno del cambio climático.
Nube Centinela
07 de Noviembre 2016 / 23:23

Los Polos 07 de Noviembre 2016 / 23:23
Nube Centinela
         Taller10 de Noviembre 2016 / 13:33
         SAPO

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.