En los años de mi infancia, cuando andábamos con rodilleras en los pantalones y nos limpiábamos los mocos con la mangas de las sudaderas y nos cubría la nieve por las nalgas, mamá nos ayudaba con las catiuscas de goma (qué mala eran de poner y quitar, las condenadas), ni cuenta nos dábamos de nuestra chiquillada. Cada estación tenía su propio clima: la primavera sin flores y el verano sin moscas eran de otro planeta...
El otoño pasa de largo y el invierno, ahora, no llega.
Enigmática
17 de Enero 2017 / 12:53

Pasaje invernal 17 de Enero 2017 / 12:53
Enigmática

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.