Durante horas nos batimos en un duelo sin cuartel. Jaime hacia las bolas y Carlos, Juan y yo nos encargábamos de atacar a los enemigos del otro lado de la calle. Así transcurrió el tiempo en el frió. Llenos de diversión hasta que de tanto ser derrotados la frustración se apodero de los muchachos de enfrente. De un momento a otro Romeo salto la barda con una estalactita en mano y ahora mismo esperamos a la ambulancia. Quizás todavía puedan salvar a Jaime.
Black Dot
18 de Enero 2017 / 19:56

Victima de la batalla 18 de Enero 2017 / 19:56
Black Dot
         Taller27 de Enero 2017 / 13:47
         C. Simón

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.