Afrontar el invierno, perdidos en la profundidad del bosque, los convirtió en enemigos solapados que se escudriñaban con gesto siniestro. Sentados bajo los pinos, ingerían musgo y nieve disuelta en la propia boca, mientras, a través del aliento congelado, se cristalizaban los espejismos de un plato de comida y un lecho cálido. Almidonada de nieve, la ropa del amo crujía tanto como su estómago. Y aunque alguna vez fue su mejor amigo, el perro saltó al cuello de su dueño.
Malvadisco
20 de Enero 2017 / 20:45

Amistad en punto en congelación 20 de Enero 2017 / 20:45
Malvadisco
         Amistad en punto de congelación... 20 de Enero 2017 / 23:03
         Malvadisco
         TALLER23 de Enero 2017 / 12:34
         el aguila descalza

 

Para poder escribir en la Marina, tienes que registrarte como usuario o ingresa.